Hombres de Piel

HOMBRES DE PIEL…

El logo que estás viendo es la conjunción del símbolo de Marte, planeta, que coge su nombre del dios de la mitología Romana (dios de la guerra y la masculinidad) armado con escudo y lanza y que, hoy por hoy, representa al género masculino; y, en su interior, la Luna llena.
La Luna atribuida al poder femenino, Diosa Madre en algunas mitologías. Asociada al cambio y fluir constante, a las mareas, a los ciclos fértiles de la Tierra (mujer), la muerte (la Luna Negra), la resurrección (la Luna Nueva) y la vida, creatividad, nutrición, emoción, sensibilidad entre muchas cosas más.
La observo en mí, cómo me complementa esa parte masculina del hacer, la decisión, dirección, fuerza, coraje, la sexualidad,… y es por eso que sentí que dentro de cada hombre existe esa parte sensible, que es capaz de empatizar desde el respeto, la suavidad, el acompañamiento, la ternura, la creatividad y de lo necesario que es que cada uno nos liberemos (me libere) de esas falsa creencias de lo que nos has dicho que es “ser” un hombre.
Ser un hombre no es una fórmula, es poder tener todos los centros dispuestos: el físico, el mental, el emocional, el espiritual,… Es decir, como concepto, permitirse lo que está sintiendo en su interior, y en cada momento, poder usar el que más corresponda, desde la empatía por el momento propio, y del otro/a/e, y para cada uno será diferente, y a la vez, igual de verdadero.
Crear este grupo Hombres de Piel, al cual te estoy invitando desde ya, es generar un espacio de hombres conscientes con su dolor, con no encontrar su lugar, con su emoción sin sentirse juzgado, con ganas de ponerle luz y consciencia a los clichés que el patriarcado hegemónico nos ha implantado y darnos cuenta de que nos han extirpado nuestra emocionalidad, para entrar en disonancia con el género femenino y, desde ahí, nuestro sufrimiento por vernos enfrentado a una parte de nosotros mismos.
Hombres con ganas de evolucionar hacia una plenitud vivencial, léase en lo social (familiar, laboral, amistades), lo relacional (pareja, vínculos afectivos propios), o en sus relaciones sexo afectivas, pudiendo, entre todos los participantes, generar un espacio seguro, de confianza, que nos permita abrirnos y hablar de nuestras heridas desde ese hombre sensible.
Todo esto sin olvidarnos de nuestra alegría, nuestro humor, un humor adulto, responsable con el entorno en el cual vivimos y compartimos en cada momento.
Si te sientes hombre, desde la identidad de género que tengas, eres bienvenido, tienes aquí tu espacio, donde podremos, entre todos, darle un nuevo valor a esa parte masculina, desde nuestro interior, que para cada uno será diferente, darle un nuevo paradigma no fijo, que puede cambiar y evolucionar en la medida del compromiso de cada uno, respetando su momento y teniendo confianza en lo que su interior late.
La idea no es restar, si no sumar todos los valores que nos resuenen en cada momento e integrarlos en nuestro proceso de crecimiento, para poder sentirnos más completos como hombre y como seres sintientes.
Poder sanar la relación con nuestro hombre (padre), es poder acercarnos a otros hombres desde la empatía y no desde la lucha, la competencia, o la vergüenza de ser menos o más, poder abrazarnos entre hombres, llorar como hombres y sentir que no son mis rivales, si no mi complemento, haciendo de mí, un ser más integro, menos disgregado, más feliz.
Hombres de Piel es el camino hacia la sanación del hombre en el reencuentro con su Piel.

 

hombresdepiel.com

 

No se admiten más comentarios